• Mateo 19.12.2012 1 Comment
    Biblia
    Play

    Comentario Bíblico de San Mateo Capítulo 2:11- 3:2. La Santa Biblia en audio MP3.
    Continuamos hoy, amigo oyente, nuestro estudio del evangelio según San Mateo. En nuestro programa anterior estábamos hablando acerca de la estrella, y dijimos que no fue ninguna confluencia de ciertas estrellas que sucedió en un tiempo particular. Esta estrella que vieron los magos, fue una estrella extraordinaria, una estrella sobrenatural. Era milagrosa y no debemos tratar de hallar una explicación para ella. Ahora, puede ser, como piensan muchos astrónomos, que hubiera un movimiento algo grande en los cielos en aquel tiempo. Pero, cuando Él vino, amigo oyente, el cielo y la tierra respondieron a Su venida a este mundo. Y creemos que tales cosas acontecieron de veras. Pero, creemos también que los magos vieron una estrella sobrenatural. Ahora, el versículo 11 de este capítulo 2 del evangelio según San Mateo, dice:

    Mateo 2:11

    11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

    Cuando llegaron los magos, Jesús no estaba acostado en el pesebre en el establo por la parte de atrás del mesón. El gran movimiento de personas en la ciudad de Belén, ya había cesado. Habían regresado a sus casas porque el empadronamiento se había terminado, pero este pequeño bebé había nacido y no podían viajar por un tiempo. Es probable que tal viaje, pudiera haber arriesgado la vida de este pequeño. Así, pues, se quedaron en Belén y los magos los hallaron en una casa. De nuevo, las tarjetas navideñas generalmente presentan a los magos como que estuvieran llegando al establo. Y a menos que José les señalara aquel establo, bueno, creemos que nunca sabrían donde estaba. Notemos que cuando vieron al niño con su madre María, se postraron y lo adoraron a Él. Ahora, si alguna vez debieran haber adorado a María, era en aquella hora, pero, no dice la Biblia que adoraron a María. Lo adoraron a Él, a Jesús, y abrieron entonces sus tesoros de oro, incienso y mirra.
    Es muy interesante estudiar los hechos con respecto a la segunda venida como son descritos en Isaías, capítulo 60, versículo 6:

    Isaías 60:6

    Multitud de camellos te cubrirá; dromedarios de Madián y de Efa; vendrán todos los de Sabá; traerán oro e incienso, y publicarán alabanzas de Jehová.

    Ahora, ¿qué es lo que se omite en Su segunda venida? La mirra. No le traerán mirra porque ésta hablaría de Su muerte. Cuando Jesús venga por segunda vez, nada hablará de Su muerte. El oro habla de Su nacimiento. Él nació Rey. El incienso habla de la fragancia de Su vida. La mirra habla de Su muerte. Todo esto es indicado en los regalos que le trajeron en aquella oportunidad los magos. Pero en Su próxima venida no le traerán mirra. La próxima vez que venga, no vendrá para morir en una cruz por los pecados del mundo. Llegará como Rey de reyes y Señor de señores. Ahora, el versículo 12 de Mateo, capítulo 2, dice:

    Mateo 2:12

    12 Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

    Los magos habían asumido que Herodes era sincero y que quería venir para adorar al niño. Sin embargo, hubieran contribuido a la muerte del niño, si no hubiera sido porque un ángel del Señor les advirtió que regresaran a su propio país por una ruta diferente. Ahora, puede que continuaran al sur hasta Hebrón, luego pasaran al sur del Mar Muerto, y así estarían fuera del alcance de Herodes.
    Pero el caso es que, la instrucción de Dios fue definitiva que debían regresar a su país por un camino diferente al cual habían venido. El ángel del Señor apareció también a José y le dijo que saliera de Belén porque Herodes trataría de matar al niño. Por tanto, José tomó al niño y a su madre de noche y huyeron hacia Egipto. Se quedó allí hasta la muerte de Herodes. Ahora, esto fue hecho para que, como dice el versículo 15:

    Mateo 2:15

    15 y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo.

    Cruzar Referencias:

    1. Mateo 2:15 : Os. 11.1.

    Esta es una cita de Oseas, capítulo 11, versículo 1, la que es una profecía maravillosa porque tiene una base histórica. El hijo que fue llamado antiguamente de Egipto era la nación de Israel. Y el Hijo que fue llamado de Egipto, aquí, es una persona, este niño. Así, pues, esta es la profecía y se cumple aquí cuando José lleva al niño y su madre a Egipto. Ahora, el versículo 16, nos dice:

    Mateo 2:16

    16 Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.

    Ahora, parte de lo que vamos a decir es suposición, pero parte es un hecho con bases históricas. Los magos no llegaron al mismo tiempo que los pastores, sino más tarde. Ahora sabemos que en los dramas de Navidad en las iglesias, los pastores llegan por un pasillo mientras que los magos vienen por otro. Bueno, amigo oyente, en la realidad no llegaron al mismo tiempo. Cuando los magos llegaron, la pequeña familia ya se había mudado a una casa. Cuando Herodes les preguntó en qué tiempo la estrella había aparecido, creemos que dijeron que había aparecido ya casi un año atrás. Los magos habían venido de todas partes del oriente y se habían juntado en cierto lugar y luego tuvieron que hacer su jornada larga a través del desierto. Así, pues, habrían de haber pasado varios meses.
    Ahora, Herodes se consumió de ira cuando se dio cuenta que los magos no volverían para decirle dónde estaba el niño. Pudo ver que los magos lo habían engañado y quizá aun se dio cuenta que ellos recibieron un mensaje del Señor. Ahora, creemos que en su ira, Herodes simplemente duplicó el tiempo en cuanto a la edad del niño Jesús. Es probable que pensara, “Bueno, ellos dijeron que hace un año que vieron la estrella. Simplemente duplicaré esta cifra y mataré a todos los niños menores de dos años.” Leamos ahora los versículos 17 y 18 de Mateo, capítulo 2:

    Mateo 2:17-18

    17 Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo:

    18 Voz fue oída en Ramá,
    Grande lamentación, lloro y gemido;
    Raquel que llora a sus hijos,
    Y no quiso ser consolada, porque perecieron.

    Cruzar Referencias:

    1. Mateo 2:18 : Jer. 31.15.

    Esta también es una profecía extraordinaria. Jeremías no dijo que la lamentación sería oída en Belén. Estamos seguros que había una gran lamentación también en Belén. Pero, Jeremías menciona a Ramá y Ramá está tan al norte de Jerusalén, como Belén está al sur de ella.
    Quisiéramos decir ahora, qué es lo que creemos que sucedió. Creemos que los soldados preguntaron a Herodes dónde debían comenzar a matar a los niños. Cuál región quería Herodes que ellos cubrieran. Y creemos que les dijo que trazaran un círculo alrededor de Jerusalén con un radio tan largo como la distancia de Jerusalén a Belén, y por tanto incluiría a Ramá en el Norte. Ramá ni siquiera tenía nada que ver con el nacimiento de Jesús. Pero, en su ira, Herodes mató a todos los niños de la región de Jerusalén, desde Belén hasta Ramá. Eso sería un radio de unos diecinueve kilómetros, y por tanto, habrían de ser unos 40 kilómetros a través de toda la región en cualquiera dirección. Debe haber sido una gran lamentación la de todas estas madres que perdieron a sus pequeños hijos; así pues, esta profecía fue cumplida literalmente. Veamos ahora el versículo 19 de este capítulo 2 de Mateo:

    Mateo 2:19

    19 Pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto,

    Ahora, prestemos mucha atención a esto. Se nos dice en el capítulo 32 de Génesis, que el ángel de Jehová apareció a Jacob en Peniel. Aquí en este versículo 19 no es “el ángel”, sino un ángel del Señor. El ángel de Jehová es el Cristo pre-encarnado del Antiguo Testamento. Pero aquí, Dios ya se había hecho hombre, y Jesucristo ya estaba en Egipto. Este ángel, pues, viene a José en sueños y le dice, versículo 20:

    Mateo 2:20

    20 diciendo: Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a tierra de Israel, porque han muerto los que procuraban la muerte del niño.

    Es esencial que Jesús estuviera fuera de la tierra de Egipto y de regreso en Israel. La razón más importante es que había nacido bajo la ley. Él tenía que vivir bajo la ley mosaica y Él realmente fue el único que la cumplió. Tiene que salir de la influencia de Egipto. No debía ser criado allí, como fue criado Moisés y como los hijos de Israel que antes habían llegado a ser una nación en Egipto. Veamos lo que nos dicen los versículos 21 al 23 de Mateo, capítulo 2:

    Mateo 2:21-23

    21 Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y vino a tierra de Israel.

    22 Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes su padre, tuvo temor de ir allá; pero avisado por revelación en sueños, se fue a la región de Galilea,

    23 y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno.

    Cruzar Referencias:

    1. Mateo 2:23 : Lc. 2.39.
    2. Mateo 2:23 : Is. 11.1.

    A propósito, Arquelao fue otro Herodes muy cruel. Como usted puede notar, es un cumplimiento cabal de las profecías y en realidad la palabra “netser” significa “un vástago” e Isaías, capítulo 11, versículo 1,

    profetiza que:

    Isaías 11:1

    Reinado justo del Mesías

    11  Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.

    Cross references:

    1. Isaías 11:1 : Mt. 2.23.
    2. Isaías 11:1 : Ap. 5.5; chapter 22.16.

    El profeta Isaías, en el capítulo 53 de su libro, versículo 2, también dice que subirá como raíz de tierra seca, y el Salmo 22, versículo 6 describe cuán despreciado será. Todo esto se involucra en la palabra nazareno. Recibe este apodo, pudiéramos decir, no tan solo porque él es una vara del tronco de Isaí, sino porque también se cría en Nazaret.

    Por tanto, todas las cuatro profecías que parecían ser algo extrañas han llegado a ser una realidad. Todas han sido cumplidas de una manera muy normal. Y con esto, concluimos nuestro estudio del capítulo 2 del evangelio según San Mateo.
    Y entramos a considerar el capítulo 3. El tema de este capítulo 3 del evangelio según San Mateo, es Juan el Bautista, el precursor del Rey que anuncia el reino y bautiza a Jesús el Rey. Leamos los primeros dos versículos del capítulo 3:

    Mateo 3:1-2

    Predicación de Juan el Bautista

    (Mr. 1.1-8; Lc.3.1-9,15-17; Jn. 1.19-28)

    En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,

    y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

    Cruzar Referencias:

    1. Mateo 3:2 : Dn. 2.44.
    2. Mateo 3:2 : Mt. 4.17; Mr. 1.15.

    Ahora, repentinamente, Juan el Bautista aparece en las páginas de la Escritura. Si sólo tuviéramos el Evangelio de Mateo, preguntaríamos de dónde vino y cuáles son sus antecedentes. Sin embargo, había sido predicho, porque Malaquías había dicho que el mensajero vendría antes del Rey para hablar acerca de la venida del Rey. Así lo leemos en Malaquías, capítulo 3, versículo 1. Juan el Bautista es pues, este mensajero. Realmente no es necesario que usted sepa los antecedentes de un mensajero. Cuando el joven le entrega la carta en la puerta, ¿acaso le dice usted: “Joven, son de España sus padres, o cuáles son sus antecedentes?” Usted no tiene interés en eso. Tiene interés en el mensaje porque el mensaje es todo lo que le interesa, es lo importante. Entonces, usted le da las gracias, le da la propina y se despide. Ha terminado su trato con él.
    Pues bien, Juan el Bautista aclaró muy bien que él era simplemente el mensajero y Mateo también lo presenta así, con toda claridad. Por eso aparece en las páginas bíblicas predicando en el desierto de Judea y diciendo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.”
    El arrepentirse es una expresión que siempre ha sido dada al pueblo de Dios. La palabra en griego es “metanoia” y quiere decir un cambio de actitud o sea, un viraje radical del espíritu. El arrepentimiento significa que usted andaba en una dirección, pero ahora se vuelve y anda en otra. Es un mensaje que ha sido dado al pueblo de Dios en diferentes épocas. Los que se arrepienten son los que han de tener avivamiento; cuando llegan a ser fríos e indiferentes, deben volverse. La necesidad del arrepentimiento es el mensaje dado a las siete iglesias en el Asia Menor. Y éste era el mensaje del Señor Jesús.
    Alguien preguntará si el no creyente no se va a arrepentir. Al no creyente se le manda a creer en el Señor Jesucristo. Este fue el mensaje de Pablo al carcelero de Filipos, que encontramos en Hechos, capítulo 16, versículo 31.

    Hechos 16:31

    31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

    El carcelero necesitaba arrepentirse, pero cuando un no creyente cree en Jesús, se arrepiente. La fe significa volver a Cristo y cuando alguien vuelve a Cristo, también ha de separarse o volverse de algo. Si no se vuelve de algo, entonces no está realmente volviendo hacia Cristo. El arrepentimiento, pues, es realmente una parte del creer. Pero creemos que el mensaje principal que debe ser declarado al perdido hoy en día es que necesita creer en el Señor Jesucristo. Amigo oyente, a muchísimas personas les gusta hacer algo; les gusta levantar la mano o pasar adelante o firmar una tarjeta. Pero lo importante es confiar en Cristo como su Salvador personal. Si usted de veras ha hecho esto, entonces usted ha vuelto a Él y se ha separado de algo.
    La expresión “Reino de los Cielos” significa la soberanía de los cielos sobre la tierra. El Señor Jesús es el Rey y no es posible tener un reino sin tener un Rey. Pero, tampoco es posible tener un rey sin tener un reino. Debe haber un rey y un reino.
    Juan el Bautista dice: El reino de los cielos se ha acercado. Ahora, ¿qué significa eso? El reino de los cielos está presente en la persona del Rey. Entonces preguntamos que si no hay una realidad presente del reino de los cielos. Sí, la hay. Aquellos que vienen a Jesús y lo reconocen como su Salvador son trasladados al reino de Su Hijo Amado. Le pertenecen a Él. Y aun más, su relación con Él es realmente más íntima que simplemente “pertenecer”. En las cartas del Apóstol Pablo se presenta a Jesucristo como el novio, y a todos los creyentes que forman parte de su iglesia, como su novia. Alguien preguntará entonces si no somos los súbditos de un reino porque nos corresponde llevar a cabo sus mandatos. Y una vez más decimos que hay más que esto en nuestra relación con Jesucristo. Debemos obedecerle porque le amamos. Es una relación de amor. Y Él dice en Juan, capítulo 14, versículo 15:

    Juan 14:15

    La promesa del Espíritu Santo

    15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.

    Dijimos ya que el reino de los cielos significa la soberanía de los cielos sobre la tierra. Nuestra experiencia indica que no existe hoy en día. Cristo no está reinando sobre todo el mundo hoy en día. Reina solamente en los corazones de aquellos que le han aceptado. Sin embargo, Él vendrá un día para establecer Su reino sobre la tierra. Y cuando lo establezca, amigo oyente, reprimirá la rebelión. Créanos que realmente la reprimirá.
    El reino de los cielos se acercaba o estaba presente en la persona del Rey. Esa era la única manera en que estaba presente. Y así, Mateo sigue su relato diciéndonos de nuevo que todo esto es el cumplimiento de la profecía.
    Y aquí nos detenemos en nuestro recorrido por el día de hoy, amigo oyente. Continuaremos con este interesante tema del capítulo 3 del evangelio según San Mateo en nuestro próximo programa. Antes de cerrar este espacio, le sugerimos leer los siguientes versículos del capítulo 3 del evangelio según San Mateo que estamos estudiando, para que esté así mejor informado y mejor preparado para nuestro próximo estudio. Y para ayudarle a una mayor comprensión de este libro, hemos preparado notas y bosquejos que deseamos enviar a usted en forma gratuita. Mencione en su carta que desea recibir este material, indicando con toda claridad su nombre y dirección completos y en orden, sin que falte detalle alguno de sus datos personales. De esta forma le haremos llegar esta oferta a su dirección a la brevedad que nos sea posible, que como hemos dicho, no le costará ni un centavo de su parte. Escríbanos, de ser posible hoy mismo. Será, pues, hasta nuestro próximo programa, amigo oyente, es nuestra oración ¡que el Señor Dios derrame sobre usted Sus abundantes bendiciones!

    Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Donar

Una organización sin fines de lucro, ayúdanos a pagar los servidores.

Ayúdanos a difundir el evangelio, copia y pega el código en tu sitio web.


Vista Previa

Estudio de la Santa Biblia en audio MP3

Suscribirse por email