Estudio Bíblico: Génesis Capítulo 3:4-19

Play

Estudio Bíblico en audio mp3, de GÉNESIS Capítulo 3:4-19

Génesis 3:4-19

Notamos el hecho de que al repetir Eva el mandamiento de Dios con respecto al árbol de la ciencia del bien y del mal, añadió las palabras ni le tocaréis, las cuales no fueron pronunciadas por Dios cuando dio el mandamiento original. Hoy comenzaremos nuestro estudio considerando el hecho de que la serpiente niega la Palabra de Dios. En los versículos 4 y 5 de este capítulo 3 de Génesis, leemos:

Génesis 3:4-5

Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;

sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Quisiéramos cambiar un poco la fraseología para aclarar esto un poco más. En vez de las palabras “no moriréis”, él dijo: “Ciertamente no moriréis”. ¡Ahora, esa es una imposibilidad absoluta! Porque está dudando del amor y la bondad de Dios. Si Dios es bueno, pues, ¿por qué le puso una restricción? Y entonces, duda de la justicia de Dios y de Su santidad al decir que ciertamente no morirían. Y promete a Eva, que ella y su esposo llegarían a ser como dioses ellos mismos.
Ahora, notamos también que la mujer añadió a la Palabra de Dios. Y hoy existen aquellos que quitan de la Palabra de Dios y Dios ha amonestado en cuanto a eso. Existen también las sectas que añaden a la Palabra de Dios y Dios también ha amonestado contra tal práctica. Hay quienes dicen que somos salvos por la ley. Otros dicen, sí, somos salvos por la fe, pero añaden algo para que sea por la fe, más alguna obra. En el evangelio según

Juan 6:29

29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

Cuán importante es ver esto, porque Satanás contradice tan sutilmente a Dios, y sustituye su propia palabra por la Palabra de Dios. Recordará usted, amigo oyente, que en Romanos, se habla de la obediencia por la fe. La fe conduce a la obediencia, y la incredulidad conduce a la desobediencia. Consideremos ahora la desobediencia del hombre y la mujer a la Palabra de Dios.

Génesis 3:6-7

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

El llamamiento que hizo Satanás aquí fue a la carne, pero eso no es todo. Era bueno para comer, además de agradable a los ojos, y un árbol codiciable para alcanzar la sabiduría. Es importante notar que fue un llamamiento a la parte psicológica de la mente, y un llamamiento al lado religioso del hombre. Era un árbol codiciable para alcanzar la sabiduría. Y si usted, amigo oyente, comprueba esto, se dará cuenta que esta es la misma tentación que Satanás trajo al Señor Jesús en el desierto.
En la tentación de Cristo, vemos que, primero, Satanás tentó la carne al decir a Jesús que convirtiera en pan aquellas piedras que tenía delante. Esto era algo bueno para comer. Luego, Satanás hizo un llamado a la mente con la promesa de que daría a Jesús todos los reinos del mundo. Y, le mostró a Jesús todos aquellos reinos para tentarlo. Luego, la tentación de obrar contra la voluntad de Dios fue de echarse del pináculo del templo. Esto fue como el árbol codiciable para alcanzar la sabiduría.
¿Sabía usted, amigo oyente, que Satanás emplea hoy las mismas tácticas? Las usa porque logran buen éxito, dan buenos resultados para él. ¿Por qué tiene que cambiar su método? Parece que todos somos engañados por las mismas tácticas.

1 Juan 2:16

16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Los deseos de la carne, es decir, lo que parece bueno para comer. Los deseos de los ojos, es decir, lo que es agradable mirar. La vanagloria de la vida es lo que es codiciable para alcanzar la sabiduría. Estas cosas no provienen del Padre, sino del mundo. Es un llamado que hace Satanás. Jesús dijo que estos pecados de la carne proceden del corazón del hombre, de lo más profundo. Porque, aquí es donde Satanás hace su llamado. Ataca al hombre de una manera muy definida. Fue el mismo método que empleó con Adán y Eva para llegar al corazón y desviar al hombre. Y lo hizo. Tuvo éxito.
Les dijo que conocerían el bien y el mal. Y, ¿qué pasó? Pues, que sus ojos fueron abiertos. Esa es la conciencia. Porque el hombre no tenía conciencia antes de la caída. Era inocente, y la inocencia desconoce la maldad. Pero ahora cada uno de nosotros tenemos un acusador que vive dentro de nosotros. Los psicólogos dicen que todos tenemos lo que ellos llaman un “complejo de culpa”. Un destacado psicólogo cristiano dijo en cierta ocasión que el “complejo de culpa” es una parte del hombre, tanto como lo es su brazo derecho; y que no se puede quitar el “complejo de culpa” por medios psicológicos, de la misma manera que no se puede quitar el brazo, a menos que sea amputándolo.
Notamos ahora que nos dice este pasaje, que Conocieron que estaban desnudos. Aquellas hojas de higuera que ellos tomaron les encubrió, pero no les cubrió de veras. No confesaron su pecado y culpa, sino que simplemente trataron de encubrir su pecado. Notemos ahora, que Dios desea la comunión con el hombre.

Génesis 3:8-9

Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.

Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?

¿Se ha fijado usted, amigo oyente, que el árbol que se menciona aquí específicamente es la higuera? Se nos dice que ellos cosieron hojas de higuera. Y a propósito, el árbol de la ciencia del bien y del mal no fue manzano, como dicen algunos. No sabemos qué clase de árbol fue. Pero cosieron hojas de higuera. No estaban listos para admitir su condición perdida.
Y esa es precisamente la condición del hombre en nuestros días en lo que respecta a su religión. Lleva a cabo los ejercicios y rituales, y se hace miembro de la iglesia, y llega a ser muy religioso. Pero, ¿ha notado usted que Cristo maldijo la higuera? Eso es muy interesante. Y, a propósito, Él denunció la religión inmediatamente después de eso. Y la denunció con todo Su ser.
Y es que, en esta tentación, Satanás quería interponerse entre Dios y el alma del hombre. En otras palabras, quiso destetar al hombre de Dios. Quiso ganar al hombre para él mismo, y él mismo quiso convertir al hombre en un dios. Las tentaciones de la carne que nos llaman tanto la atención, no le habrían llamado la atención a Adán. No fue tentado a robar, ni a mentir, ni a codiciar, sino a dudar de Dios.
Sin embargo, al seguir nuestro estudio, nos damos cuenta que el dudar de Dios es el problema básico. ¿Cuál fue la dificultad que tenía el joven rico cuando llegó a hablar con Jesús? No creyó. En la parábola del sembrador, la semilla no cayó en tierra buena. La cizaña que se menciona en otra parábola es el producto de la incredulidad. Satanás siempre siembra esta duda en cuanto a la palabra de Dios, y todavía lo hace en nuestros días.
¿Cuál es el método que emplea Satanás para conseguir que dudemos de Dios? Primero, Adán y Eva vieron que era bueno para comer, y luego que era agradable al ojo, y que era codiciable. Satanás obra desde afuera hacia adentro, del exterior hacia el interior. Dios siempre comienza con el corazón del hombre. ¿Se ha dado usted cuenta de eso? La religión es algo que se puede frotar al exterior, pero Dios no comienza con la religión. Y es necesario que hagamos una distinción aquí.
El cristianismo no es una religión. El cristianismo es Cristo mismo. Hay muchas religiones, pero el Señor Jesús llegó al fondo del problema. Él dijo:

Juan 3:7

No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

Cuando Él habló con los fariseos, que eran muy religiosos en lo exterior, les dijo que limpiaran lo de afuera del plato. Les dijo que eran como el mausoleo, bello desde afuera con el mármol y flores, pero lleno de los huesos de muertos por dentro. ¡Qué ilustración!
Notamos también en este pasaje que dice, que los ojos de ellos fueron abiertos. Esa es la conciencia. Conocieron que estaban desnudos. En realidad, amigo oyente, las hojas de higuera no son una nueva moda. Los hombres todavía asisten a la iglesia, y llevan a cabo los ejercicios religiosos y hacen buenas obras. ¿Qué pasó, pues? Cuando oyeron la voz del Señor Dios en el huerto, huyeron de Dios. Amigo oyente, la religión separa al hombre de Dios. Adán está perdido, y es Dios quien le busca, y no el hombre quien busca a Dios. Note usted que no hay confesión de parte de Adán. Desde el versículo 10 hasta el versículo 12, leemos lo siguiente:

Génesis 3:10-13

10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.

11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?

12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.

13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.

Lo importante aquí no es notar que el hombre inculpó a la mujer, sino que no hizo confesión de su pecado. Cuando Dios le pregunta a la mujer, notamos que ella también le echa la carga a alguien más. Pero, vemos aquí que el hombre, esta criatura que Dios ha hecho, se ha desviado de Él, y Dios tiene que arreglárselas con él. Y entonces, tiene que juzgarlo. Y esto nos conduce a la consideración del plan de Dios para el futuro. El versículo 14 de este tercer capítulo de Génesis, dice:

Génesis 3:14

14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida.

Ahora, todo lo que podemos decir en cuanto a esto es que la serpiente ciertamente no fue una criatura escurridiza de esas en que pensamos hoy día. Fue diferente al principio, y Dios entonces pronunció este juicio sobre ella. Dios sigue, y pronuncia una sentencia sobre Satanás que tiene un efecto tremendo sobre el hombre. Y aquí hay un versículo que debiéramos aprender de memoria. En realidad, es la primera profecía en cuanto a la venida del Mesías, el Salvador del mundo. Este es el versículo 15 de este capítulo 3 de Génesis, y dice así:

Génesis 3:15

15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Existe enemistad entre Satanás y la mujer. Su semilla que había de venir es Cristo. Hay una seguridad aquí de que se alcanzaría la victoria final; pero nos preguntamos si el pensamiento sobresaliente que se expresa aquí no es en realidad la larga y continua lucha. Revela el hecho de que ha de ser una lucha prolongada entre el bien y el mal. Y eso es exactamente lo que encontraremos a través de nuestro estudio de las Escrituras.
Por ejemplo, el Señor Jesús, en Su día, hablaba de esta misma lucha que todavía continúa.

Juan 8:44-45

44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

45 Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis.

Y en su primera epístola, capítulo 3, versículo 10, Juan hace mención de este mismo conflicto. Dice:

1 Juan 3:10

10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.

Encontramos pues, aquí ante nosotros, el hecho de que hay un conflicto, una lucha, dos semillas en el mundo. Pero notamos también que habrá una victoria final. Sin embargo, aquí se enfatiza lo prolongado de la lucha. Todos tenemos que enfrentarnos con la tentación, y hay que ganar la victoria. Antes de que Cristo viniera, la victoria se obtenía por la obediencia a la fe. Después de la venida de Cristo, tenemos que identificarnos con Cristo por la fe. ¿Qué quiere decir “ser salvo”? Significa: “¡Estar en Cristo!”
El hombre es uno de los tres órdenes de la creación: los ángeles, los hombres, y los animales. A los animales no les fue dado ninguna elección; pero a los hombres y a los ángeles sí les fue dada una elección. Y vemos aquí la elección del hombre. Es responsable de la decisión que ha hecho aquí.
Notemos algo más. Habla aquí de la simiente de la mujer. No habla de la simiente del hombre. Y esto nos sugiere por primera vez el nacimiento virginal.
Dios fue al huerto buscando al hombre, y dijo: “¿Dónde estás tú?” (Gén. 3:9). Cualquier antología de religión tratará de decir que el hombre juzgaba a Dios. Pero, amigo oyente, esa no es la manera en que Dios lo dice, y digámoslo como es. La salvación es Dios buscando al hombre. El hombre huyó de Dios, y Dios dijo: “¿Dónde estás tú?” El Dr. Griffith Thomas dice: “Este es el llamamiento de la justicia divina que no puede pasar por alto el pecado. Y es el llamamiento de la tristeza divina que se apesadumbra en cuanto al pecador. Es también el llamamiento del amor divino que ofrece redención del pecado.” Todo esto se encuentra aquí en este versículo. Es la promesa de la venida del Salvador.
Y esto es lo que se pinta a través de todas las Escrituras. El Apóstol Pablo escribió en su carta a los

Romanos 3:11

11 No hay quien entienda,
No hay quien busque a Dios.

El Señor Jesús dijo según el evangelio de:

Juan 15:16

16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

Y nosotros podemos declarar con Juan en su epístola, que le amamos a Él, porque Él nos amó primero. Dios busca al hombre, y le ofrece la salvación. Pero ha de acontecer una larga lucha y continua, y creemos que este punto es muy claro. Es pues, necesario, que todo hombre haga su propia decisión. Ahora, el versículo 16 del capítulo 3 de Génesis nos dice:

Génesis 3:16

16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido,[a] y él se enseñoreará de ti.

Notamos aquí la sentencia de la mujer. No puede dar a luz sin sufrir dolor alguno. ¿No es extraño que esto sea verdad? La misma cosa que trae alegría a la vida, y que perpetúa la familia humana ha de venir por medio del dolor. Así es la vida, y el hombre tiene que aprender esto. Veremos en el próximo capítulo que no lo aprendió tan rápidamente como debió haberlo aprendido. Ahora, los versículos 17 al 19 del capítulo 3 de Génesis, dicen:

Génesis 3:17-19

17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.

18 Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.

19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

Esta es la sentencia del hombre. La sentencia es la muerte. No resultó de inmediato en la muerte física. Pero, ¿qué es la muerte? La muerte física es la separación de la persona; el espíritu y el alma se separan del cuerpo.

Eclesiastés 12:7

y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.

El hombre ha de ser responsable ante Dios si se salva o se pierde. Deberá responder a Dios. La muerte es la separación. El Apóstol Pablo escribió a los Efesios que habían estado muertos en pecado. No estaban muertos en un sentido físico, sino muertos espiritualmente, es decir, separados de Dios. En la parábola maravillosa del hijo pródigo que nuestro Señor Jesucristo contó acerca del hijo menor que se alejó de su padre, notamos que cuando regresó el hijo menor, el padre dijo al hijo mayor:

Lucas 15:24

24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

¿Muerto? El hijo menor no estaba muerto físicamente. Pero había estado separado del padre, y estar separado del padre significa exactamente eso. Muerto. Sí, estaba muerto.
Recordemos también las palabras de Jesús a Marta y María, hermanas de Lázaro:

Juan 11:25-26

25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

El que cree en mí, aunque esté muerto. . . Aquí Jesús habla de una muerte espiritual, estando separado de Dios. Tal persona puede nacer de nuevo y entonces, revivir. Por tanto, Adán murió espiritualmente en el momento que comió del fruto. Esa es la razón por la cual huyó de Dios, y por eso mismo, cosió las hojas de higuera.

One thought on “Estudio Bíblico: Génesis Capítulo 3:4-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>